Rappi tendrá que pagar una multa de 1.245 millones por violaciones a los derechos de los consumidores, luego de perder la apelación del caso en la Superintendencia de Industria y Comercio, lo que implica que Rappi ya no tiene más recursos legales, al menos con esta entidad.

La nuez del asunto aquí es que según la Superindustria Rappi no es un simple intermediario en los domicilios, sino que es un proveedor y por lo mismo está obligado a cumplir las normas del estatuto del consumidor.

Entre las infracciones que cometió rappi están: incumplir el tiempo de entrega de los pedidos, hacer dobles cobros a los clientes, no poner la leyenda de que el exceso de alchohol es perjudicial para la salud, no tener controles para evitar la entrega de licores a los menores de edad, cancelaciones injustificadas de los pedidos, entre otras.

“En lo relacionado con la información y publicidad engañosa se verificó que RAPPI S.A.S. omitió la leyenda de advertencia en la publicidad de productos nocivos para la salud, dado que no incluyó en la publicidad de bebidas alcohólicas, información acerca de su nocividad ni se informaba acerca de las condiciones para su correcto consumo y sus contraindicaciones. En ese mismo orden, frente a la falta de información sobre el tiempo de entrega de los productos, se encontró que RAPPI S.A.S., no indicó a los consumidores que el tiempo suministrado para la entrega era un estimado, creando en ellos la expectativa acerca de que los tiempos informados son precisos, por lo que se consideró que se trata de información no veraz. Finalmente, se observó que RAPPI S.A.S., no implementó las medidas posibles para verificar la edad de los consumidores al momento de la entrega de productos nocivos para la salud, como son las bebidas alcohólicas”, dice la SIC en un comunicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *